La transformación digital china y su impacto

632 millones de usuarios de Internet, 700 millones de dispositivos inteligentes o 300 billones de dólares en ventas online son algunos de los datos que marcan la actualidad de la sociedad y economía china.

Algunas claves que nos demuestran las claves de la digitalización china es que solamente en el año 2013 se pasó de los 380 millones de dispositivos inteligentes existentes a más de 700 millones. Y si hay algo que realmente ha revolucionado el consumo es el ecommerce. En el día dorado de este sector en China, el llamado Singles Day, las plataformas de Alibaba Taobao y Tmall facturaron más de 6.000 millones de dólares en 24 horas.

Otro punto a considerar es la masiva utilización del buscador chino Baidu, con más de 5.000 millones de búsquedas diarias y de WeChat, la app de mensajería instantánea que cuenta con 632 millones de usuarios.

Pero esto va más allá de los usuarios. Como recoge McKinsey en un informe la tecnología también se está adueñando de varios sectores empresariales. Dichas compañías que están adoptando las nuevas tecnologías se están convirtiendo en empresas más eficientes, produciendo más y obteniendo mayores beneficios. Esto también provoca un cambio en el mercado ya que las empresas buscan a personas con habilidades y conocimientos del mundo online.

mckinsey

Internet, un alivio para las pymes chinas

En estos momentos en China las pymes contribuyen con alrededor del 70% del PIB y son una fuente constante de empleo y de innovación.

Gracias a las posibilidades que actualmente ofrece Internet en el país provoca que las empresas que se adaptan bien al mundo digital puedan neutralizar así muchas de las desventajas con las que se encontrarían en el mundo offline. Internet ofrece plataformas que facilitan el rápido crecimiento para las startups a un precio asequible, permitiendo además que varias compañías puedan colaborar para crecer conjuntamente.

Ejemplo de ello lo encontramos en el cloud computing o en el online marketing, que permite llegar a determinado público objetivo con una inversión controlada y que se peude medir. A su vez las plataformas de ecommerce permiten que los consumidores puedan ver los productos en la red y que la empresa pueda interactuar con ellos.

No son pocas las pymes que se han convertido en empresas referencias vendiendo productos en el extranjero, ejemplo de ello es Alibaba o Global Sources.

Otro problema al que se enfrentaban hasta ahora las pequeñas y medianas empresas es la limitación a la hora de acceder a capital. Internet ofrece a los prestamistas nuevas herramientas para evaluar el riesgo de crédito y reducir los costes de transacción, ya que los bancos privados y proveedores de financiación Internet se han convertido en nueva competencia en el sector de servicios financieros, lo que ha repercutido en mejores condiciones para las pymes.

La conclusión a la que llegamos y que ha reflejado McKinsey es que la adopción de tecnología por parte de pymes podría tener un impacto desproporcionado en el aumento de la productividad laboral de China. Internet reduce las barreras de entrada y aumenta la intensidad competitiva, acelerando así el crecimiento de las empresas más innovadoras. Esta dinámica, finalmente, mejora el rendimiento de la economía en general.

Imagen de portada:Shutterstock

Imagen 1: www.mckinsey.com/