Claves para el éxito de las empresas chinas en España

China está viviendo un fenómeno de desarrollo sin precedentes en la historia moderna. No sólo en materia económica, también cultural, social, urbana, medioambiental. En la cultura china, donde a ojos de occidente todo sucede “lentamente”, se están produciendo unos cambios tan vertiginosos que en ocasiones generan numerosas dudas sobre el modelo de desarrollo chino. Uno de los puntos que más incógnitas suscita es el fenómeno de la globalización de las empresas chinas y su adaptación a nuevos mercados.

Empresas chinas

La globalización ha demostrado ser un fenómeno imparable, y en China no iba a ser una excepción. El Gobierno de Xi Jinping es muy consciente que la sostenibilidad del crecimiento chino no pasa sólo por un modelo basado en las exportaciones, sino también en dos pilares más: el aumento del consumo interno y la internacionalización de empresas chinas.

Este segundo punto, la intenacionalización de las empresas chinas y su adaptación a la cultura del país receptor es una de las asignaturas pendientes de resolver por las grandes compañías chinas. Antes de empezar a analizar los obstáculos con los que se encuentran cada día estas empresas chinas, debemos tener en cuenta que estas nuevas “multinacionales chinas” son en su mayoría de origen estatal y cuentan con pocos años de experiencia fuera de las fronteras chinas. Esto no significa que no sean modelos válidos, sino que son compañías con una serie de idiosincrasia que debemos de entender a la hora de analizar su expansión.

En el caso de España, pese a no ser el primer país receptor de grandes empresas chinas, si que podemos decir que al menos están parte de las más potentes, como son el caso del banco chino Industrial Construction Bank of China (ICBC), el gigante tecnológico HUAWEI, la naviera COSCO, la compañía aérea Air China, o la teleco China Mobile (a través de la compra de acciones de Telefónica) entre otras.

¿A qué retos se enfrentan estas empresas chinas en España?

 

El tiempo o tempo

El primero es las diferencias de cultura empresarial, y no nos referimos solo al tema del idioma, sino a las diferentes formas de entender y realizar negocios. Una de las principales quejas del empresario español cuando hace negocios con empresas chinas que operan en España son los tiempos. Al español le gusta hacer las cosas rápidas, sobre todo cuando se ha tomado una decisión al respecto. Por el contrario, el empresario chino se toma su tiempo para analizar y cambiar todo lo acordado hasta que finalmente se cierra una cuerdo. Como se sabe, en China la firma de un contrato es el inicio de la negociación. Por fortuna, las empresas chinas que operan en España empiezan a cambiar el chip y a entender que los tiempos en España son diferentes que en China.

La comunicación

Otro obstáculo es la comunicación, sobre todo la externa. Todavía existe en la mentalidad de la sociedad española que los productos chinos son de calidad baja o “low cost”. Esta imagen no es real, pero por desgracia es la que la mayoría de los consumidores españoles tienen en su mente. Las empresas chinas, salvo excepciones, no son conscientes, o al menos no cuentan con campañas de comunicación específicas en España que demuestren que sus productos son de alta calidad y muy competitivos. Este obstáculo se puede solucionar con campañas de comunicación efectivas y dirigidas por expertos en el mercado receptor.

Un ejemplo de buena comunicación externa es el caso de HUAWEI. La empresa china tiene una estrategia de comunicación muy buen planteada, en la que se apoya de la imagen de la Liga de Fútbol Profesional Española, para realizar campañas de comunicación y marketing que demuestran que sus productos no sólo son competitivos económicamente, sino también de calidad. En el lado opuesto podríamos encontrar a Air China, que apenas ofrece una comunicación de sus valores y ventajas, que las tiene, en el mercado español.

Los recursos humanos

Otro de los puntos a los que se enfrentan las empresas chinas en España es la construcción de sus equipos directivos. Muchas de ellas optan por la figura del expatriado, puesto que se supone que conoce de primera mano la filosofía de la empresa. El problema es que en muchas ocasiones este expatriado o bien no llega a entender la cultura empresarial española, o bien no realiza una buena campaña de “relaciones públicas” que le permita entender de primera mano cómo se hacen los negocios en España.

En ese sentido, para garantizar el éxito de la expansión de las empresas chinas en España, es necesario que los equipos directivos sean mixtos, formados por chinos y españoles. Un ejemplo de esta interacción que está empezando a dar sus frutos lo tenemos en la mencionada HUAWEI y en el banco chino ICBC. Este último, aunque sólo tiene dos oficinas operativas en España, ha demostrado con su nueva política de contratación de personal, que en necesario contar en plantilla con personal nacional que les ayude a entender el mercado español.

Conclusión

Si saliéramos a la calle y preguntáramos por 10 nombres de empresas chinas que operan en España, seguro que muy poca gente alcanzaría a nombrar más de 5. Y si a esa pregunta le añadiéramos la coletilla de “calidad” este número sería aun más inferior. Esta imagen debe cambiar, y para ello las empresas chinas afincadas en España deben de entender más la cultura empresarial española, al consumidor español, invertir en campañas de comunicación estratégicas y mantener equipos directivos mixtos. China y sus empresas van a ocupar los primeros puestos en todos los rankings mundiales. Para que el tiempo sea lo más breve posible, pasa por que tengan en consideración algunas de las ideas escritas en este artículo.