PIB

Corea del Sur y Japón: Similitudes y diferencias (II)

Otro aspecto de interés es el político-institucional. Ambas naciones, Corea del Sur y Japón, son democracias al estilo occidental en el sentido que promueven un Estado de Derecho, pluralismo partidista y plena libertad de expresión. Con sus defectos, como ocurre en todos los Estados, son países abiertos en lo político y muy respetados en la comunidad internacional. Sin embargo, aunque el fondo de lo político es el mismo en ambos casos, las formas, es decir, la estructura institucional, difieren bastante. Observemos…

Lo primero: Corea del Sur es una república mientras que Japón es una monarquía. En el primer país el Jefe del Estado es un presidente elegido por sufragio universal, en este caso y actualmente la Sra. Park, mientras que en el segundo la máxima autoridad es el Emperador, heredero de la dinastía vigente de Yamato, y siempre en orden masculino, hoy en día Akihito. Observemos una diferencia fundamental: la máxima magistratura política de Corea del Sur es un presidente que, mujer u hombre, es elegido por el pueblo, mientras que en Japón rige una monarquía cuyo titular, forzosamente, ha de ser un varón.

Sin embargo, en Japón, como ocurre en otros reinos (a mayoría de los europeos), el Emperador no tiene ningún papel político ni de poder. Su autoridad es máxima, su simbolismo muy importante, pero todos sus actos han de ser refrendados por el Gobierno de la Nación, que es quien tiene la legitimidad democrática, como ocurre en España, por ejemplo. En Corea del Sur el sistema es distinto: la república es presidencialista. Con todo, cohabitan un Presidente elegido en elecciones directas y un primer ministro designado por el Parlamento, cámara legislativa que, a su vez, también es elegida por sufragio universal.

Sin embargo, el citado jefe del gobierno surcoreano, el primer ministro, ha de contar con la confianza del presidente de la República además del apoyo del Parlamento. No en vano, la Constitución sucoreana otorga al jefe del Estado mucho poder, pues su ejercicio está respaldado por la ciudadanía, como en el caso de la actual presidenta, que ganó por mayoría absoluta de los votos en primera vuelta (52 por ciento de los sufragios).

El Presidente de Corea del Sur, en este caso Presidenta, asume un gran poder, tanto simbólico y de autoridad, como de ejercicio ejecutivo. Si además, como en la actualidad, tanto la presidenta de la Nación como el Parlamento son de un mismo color político – de derechas – ocurre que la jefatura del Estado desplaza de todo protagonismo político al primer ministro. El papel del, en teoría, jefe del gobierno, queda reducido al de mero asistente, por más relevante que resulte su función. También sucede que la Sra. Park es una política de raza, carismática y muy popular, por lo que el primer ministro, el Sr. Jung Hong-Won, es apenas conocido por la opinión pública e interviene muy poco en los medios de comunicación en comparación con su todopoderosa jefa. En la práctica, pues, Corea del Sur se administra como una república al estilo presidencial.

En el caso japonés, por constituirse como una monarquía parlamentaria, todo el liderazgo político recae en el primer ministro y su gobierno. El jefe del ejecutivo es también propuesto por el Parlamento y, como no, es el líder de la mayoría parlamentaria que ha triunfado en las elecciones generales que se celebran cada cuatro años (cinco años dura la legislatura en Corea del Sur, tanto para el presidente como para el Parlamento). El Emperador nombra, sí, al premier, pero es una confirmación simbólica de la voluntad popular. También toma el juramento a los ministros, pero estos son propuestos por su jefe, lógicamente.

Hasta aquí las similitudes y diferencias fundamentales de los sistemas políticos de Corea del Sur y Japón. Sobre este tema, y más allá, sobre el trasfondo cultural e ideológico de sus respectivos regímenes (influencia estadounidense, tradición oriental, sistema de partidos, tendencias actuales…) hay mucho que hablar, trataremos sobre ello en otros artículos. Lo político, como suele suceder, es una cuestión apasionante y realmente compleja, también en estas naciones del Extremo Oriente.

Corea del Sur y Japón: similitudes y diferencias (I)

Corea del Sur y Japón son, como todo el mundo sabe, dos importantes naciones vecinas de Asia Oriental. Sin embargo, la mayoría de gentes en el mundo no sabe de ellas mucho más que su localización geográfica. El desconocimiento general de sendos Estados en Occidente hace que, a menudo, no se señalen con precisión sus similitudes y diferencias, que son muchas en ambos casos. En esta serie de artículos intentaremos precisar los aspectos más interesantes para el lector. Leer más…

 Ir al principio