La Guerra Civil española, China y un médico canadiense

En el avión que me lleva a Beijing leo con interés el lunes 18 de febrero un artículo de El País de España, escrito por Tereixa Constenla, donde se menciona al médico canadiense Norman Bethune, y su papel en la Guerra Civil española. (*)

Me llama la atención y me produce una agradable sorpresa ver en un medio de prensa español una referencia a Norman Bethune, posiblemente el extranjero más conocido en China durante décadas, aunque dudo que la juventud actual sepa mucho de él.

Creo que no exagero si digo que cuando llegué a Beijing a mediados de los 70, posiblemente no había un solo chino que no supiera quién había sido “Bai Qiuen” (白求恩), el nombre chino del médico y miembro del Partido Comunista de Canadá, a quien Mao Zedong dedicó un artículo en 1939 (“En memoria de Norman Bethune”) que figura en el Tomo II de las Obras Escogidas del líder chino.

La historia de Bethune se contaba en las escuelas, los niños la leían en historietas ilustradas, y había dos posters muy conocidos que se vendían en las tiendas y que adornaban muchas oficinas y hasta casas: uno de Mao entrevistándose con Bethune, y otro del médico canadiense realizando una operación.

En febrero de 1976, el Instituto de Lenguas de Beijing donde yo estudiaba, organizó un viaje a Shijiazhuang, capital de la provincia de Hebei, para visitar el cementerio donde descansan los restos del canadiense, así como una estatua y una exposición en su honor.

Tanto en el artículo que le dedicó Mao, en la exposición de Shijiazhuang, así como en todas las referencias a Bethune se mencionaba su previa participación en la guerra española. En concreto, se indicaba que “En 1936, cuando los fascistas alemanes e italianos intervinieron en España, fue al Frente de combate a servir al pueblo español que luchaba contra el fascismo”.
Efectivamente, en noviembre de 1936, Norman Bethune viaja a España junto con un grupo de médicos canadienses, y desarrolla y pone en funcionamiento la primera unidad móvil de transfusiones de sangre, lo cual permite salvar muchas vidas. Estando en Valencia, tiene lugar la llamada “masacre de la carretera Málaga-Almería” mencionada en el artículo de El País. El médico se traslada a Málaga y participa en labores de ayuda a heridos y refugiados.

En 1937 regresa a Canadá para recaudar fondos y voluntarios para España, aunque al poco tiempo se desplaza a China para unirse al Partido Comunista en la guerra contra la invasión japonesa. Allí conoce y se entrevista con Mao Zedong en Yenan, sede entonces del cuartel general de los comunistas chinos tras la famosa Larga Marcha.

A finales de 1939, mientras está realizando una operación, se produce una herida que se le infecta y termina causándole la muerte.

Como informa El País, recientemente la editorial española Pepitas de Calabaza, ha publicado el libro “Las heridas”, con prólogo y traducción de Natalia Fernández Díaz, que recoge tres artículos escritos por Bethune, uno de ellos relacionado con su paso por España y otro por su paso por China.

También hace mención el artículo del periódico español a un catálogo de fotografías sobre el médico canadiense que publicó el Centro Andaluz de la Fotografía con motivo de una exposición fotográfica realizada en su honor.

El caso de Norman Bethune no fue el único de participación de extranjeros en la revolución china; ni tampoco el único que relaciona a voluntarios internacionales en la guerra civil española y en la revolución china. Por otro lado, también es necesario recordar la participación de voluntarios chinos en el conflicto español. Pero esos serán temas de próximas reflexiones.

Poster Mao

Poster de Mao Zedong con Norman Bethune en las cuevas de Yenan, sede de la dirección del Partido Comunista de China durante la guerra de resistencia a la invasión japonesa. El poster, muy popular hasta los años 80 incluye una frase del artículo que le dedicó Mao en 1939 cuando la muerte del médico canadiense.

(*) “La gran evasión por una ratonera. Miles de civiles fueron bombardeados hace 76 años mientras huían de Málaga a Almería. Un libro rescata el testimonio del médico canadiense que los evacuó.”
Fuente: El País 

Foto principal vía watchsmart

2 Responses to La Guerra Civil española, China y un médico canadiense
  1. Georgina

    Además, los libros de texto con los que los extranjeros aprendíamos chino en aquellos años 70 incluían una historia de Bai Qiuen daifu (doctor), algunos de cuyos fragmentos aún recuerdo de memoria.

    • Pablo Rovetta Dubinsky

      Efectivamente, Georgina. También “llorábamos” con las historietas y películas. Creo que no había nadie que no supiera quién era Bai Qiuen Daifu.